El maldito tiempo del 11



El número 11 adquirió una carga connotativa fuerte cuando se produjo el ataque a las Torres Gemelas. A partir del 11 de septiembre de 2001 los 11 de ese mes ya no serán iguales sino que serán símbolos de que el grupo terrorista Al-Qaeda puso en evidencia a la primera potencia mundial, EE.UU. Pero no sólo para los estadounidenses el número 11 es un número maldito. España también tiene su 11. Un 11 de marzo de 2004 en el que 192 personas perdieron su vida por el extremismo, por una postura que siempre es llevada por los supuestos vencedores o por los vencidos pero como de costumbre los del medio (los que no tienen nada que ver) son los que terminan aplastados por estos dos extremos viciosos, que se dan la mano porque utilizan las mismas armas para combatir y ser combatidos. Ahora bien, llegados hoy al 11-M, vemos como los 11 no se resuelven por los mismos medios.

Las armas utilizadas por España para resolver el conflicto del 11-M, no tienen nada que ver con el arma desctructiva e irracional de Estados Unidos, es decir, la estrategia del “ojo por ojo” porque como expresa el coordinador de la política antiterrorista de la Unión Europea, Gijs de Vries las medidas de la administración Bush para luchar contra el terrorismo nada tienen de racional. Sin embargo, para Vries, España es el ejemplo de utilizar su poder judicial como instrumento para atajar de forma legal la masacre del 11-M. Las cárceles, las guerras, los secuestros ilegales son recursos, estrategias para vencer al extremo pero que al fin y al cabo se dan la mano (entiéndase el agresor y el agredido). El juicio del 11-M lleva ya un par de jornadas pero uno no sabe como acabará esto, tan sólo se sabe como ha empezado, con la palabra o por lo menos eso nos hacen creer porque el panorama político español tampoco esta para tirar cohetes. Unos utilizan las armas para combatir al que se las compra y otros utilizan una “retórica hueca” que no hay quien se la crea. Más que nada porque Vries tampoco sabe muy bien lo que se cuece en estos tiempos en la política española o sino lean en el blog de Sixto Castro, profesor de estética de la Universidad de Valladolid que además de hablarnos del tiempo en su texto “política sin polis”, recoge un artículo en el que se muestra que España esta lejos de parecer lo que el coordinador de la política antiterrorista de la Unión Europea cree de España. En el fondo, las armas siempre han jugado un papel horriblemente fundamental, pero ya no estamos en la edad prehistórica donde se jugaba con piedras, ahora contamos hasta con armas de destrucción masiva y aún peor, con la palabra de los políticos que nos manipulan hasta las emociones.

 

Anuncios
Categorías: Tiempo | Deja un comentario

Navegador de artículos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: