Del intercambio, al cambio del tiempo


el-cambio.gif 

Tener claro lo que uno quiere hacer de este tiempo inmediato en el que escribo, no esta nada claro. No pretendo hacer en estos momentos un post dedicado a los pensamientos que pueda tener, no, eso no me lo puedo permitir. Pero iba a escribir sobre el dinero y lo que genera en estos tiempos al haber vivido de cerca un trabajo que me ha hecho reflexionar sobre el mismo y relataros de algún modo la crónica del mejor modo posible, cuando de repente, encuentro tres comentarios en el post de el tiempo del arte que me han hecho volver a reflexionar y plantearme de qué demonios debo escribir.

Debo escribir algo que cambie el tiempo de los lectores, si, creo que debo hacer eso. Escribir para transformar aunque sólo sea mínimamente sus concepciones durante el lapso de tiempo que permanecen leyendo. Este tipo de reflexión se puede acercar al enigmático y circular tema de  la felicidad que tantas definiciones se han buscado y algunas de ellas pueden ser las siguientes: la felicidad como un momento, un instante en el tiempo, u otra más defendida por la antigüedad griega que  fue la acuñada por el filósofo Aristóteles tal y como lo muestra en su libro Ética a Nicómaco, ya que, para el filósofo, sólo se puede saber si uno ha alcanzado la felicidad al final de su vida, en el sentido de haber tenido una vida plena. Pero me pregunto yo ¿Cómo saberlo, si el final de una vida es el comienzo de…? (lo dejo en sus manos). Creo que tanto hablar de Aristóteles van a pensar que es mi filósofo de referencia pero no todo es lo que parece.

Tan sólo se trata  del cambio, del intercambio de ideas que se suceden en el mismo tiempo en el que  escribo  y es  el momento mismo en que otros lo leen. Siempre utilizo el esquema que tanto se usa en periodismo y en otros campos al estudiar los intercambios comunicativos. Así, la base de la comunicación esta protagonizada por tres elementos. ¿Cuáles? En este caso yo que soy el emisor, el mensaje que es lo que están leyendo en estos momentos y el receptor que sois vosotros mismos. Hace un momento mi mensaje se ha visto trastocado por varios comentarios leídos, al igual, aquí esta la analogía con la felicidad de que por un momento se produzca lo que otros denominan “el chispazo de la felicidad”. Bien, sigamos con los elementos comunicativos; los receptores con su mensaje han conseguido que el emisor (yo en este caso) cambie su discurso. De algún modo, espero que este intercambio produzca al menos por unos segundos un cambio en su tiempo. Hablaré sobre el tiempo de reflexión en el próximo post pero con la misma finalidad que el propio nombre lleva, el de hacer reflexionar y esperar que al emisor de dicho blog le cambie también el tiempo y escriba de nuevo algún comentario que me haga cambiar la idea que tendría para escribir en el próximo testo. Gracias a los que lo leen, de este modo sólo es posible que otros escriban.  

el-yo-en-el-tiempo.gif

Anuncios
Categorías: Tiempo | Deja un comentario

Navegador de artículos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: