El tiempo y el espacio de la cámara


warhol2.jpg

Andy Warhol

No importa donde se pone la cámara. Sólo importa recortar un pedazo de la realidad al modo de arrancar un cuadro colgado en una pared.

Los medios, son el intermediario de la realidad. Sin embargo, ¿De qué tipo de realidad? La realidad de unos pocos y que pretende ser el ejemplo de muchos. La realidad de unos particulares que tratan de establecerse como el universal a seguir, al modo del imperativo categórico de Kant, que dice así: “actúa de tal modo que tu obrar, pueda convertirse en norma universal”. Habría que cambiarlo para adaptarlo a la era actual por el siguiente: “actúa de tal modo que tu medio convierta su propia realidad en norma universal”.

Hablar de realidad, de objetividad, de verdad equivale a señalar conceptos similares a los creados por lo griegos tales como verdad, belleza y bondad. Son conceptos creados o unidades mentales  que realmente están muy alejados  de la realidad que podemos conocer y podemos llegar a perfeccionar ya que tales conceptos se pueden considerar dentro de lo que podremos llamar los umbrales de la perfección. Lo importante, es que tienen mucho que ver con los medios de comunicación y sus pretensiones o los objetivos que estos persiguen.

La realidad no es un concepto cerrado, es más que el primer telón que se nos muestra en un teatro. Los medios muestran los escenarios como comedias o mejor dicho más como dramas que tratan de ser hiperrepresentados ya no sólo son representados. 

Cojamos los conceptos. El primero el de objetividad. Miles de ojos para una sola cara, ¿Cuál de aquellas miradas recoge la información de manera objetiva?, tal concepto pertenece a los nombrados como umbrales de la perfección.

El otro concepto, la verdad. ¿Qué es la verdad? (en cuanto a informaciones) o como decía el título de un libro alemán

“¿Welche Wahrheit braucht der Mensch?¿Qué tipo de verdad necesita el hombre? Parece que en esta era de la Información, los conceptos clásicos de verdad, belleza  y bondad deberían ser cambiados por los contemporáneos de mentira, fealdad y maldad. No todo es blanco ni negro sino que hay una gran escala de grises pero el lenguaje vago y llamativo es la manera más fácil para captar la atención de aquellos a los que se les llama espectadores y sólo son realmente números que miden el impacto comercial. Seres humanos como números de impacto. Esa es la pura verdad en estos tiempos, así, lo recogen las cámaras ocultas en un espacio recortado.

Anuncios
Categorías: Tiempo | Deja un comentario

Navegador de artículos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: