Desafíos pasados, presentes y futuros


Cuando en su día buscaba un nombre a este blog allá por la primavera del 2006, no pensaba que fuese a tener tanta repercusión en los tiempos que corren. Es decir, la sombra del tiempo se puso por el ánimo y por lo paradójico que me resulta el concepto del tiempo en sí, tanto desde el punto de vista físico, como psicológico, e incluso, ahora mismo, me atrevo a decir que periodístico por la velocidad a la que se mueven las informaciones, y lo apasionante y desafiante que es al mismo tiempo.

Sin embargo, este mismo título en pleno 2012 me sugiere muchas más cosas que en 2006, tal vez porque en este mismo año y aunque la crisis estaba inflándose a marchas forzadas, yo desconocía este hecho. Ciudadanos y ciudadanas del mundo no éramos ni fuimos conscientes de la que se avecinaba hasta que llegó como un tifón que despierta con su furia y provoca daños irreparables a veces durante décadas. Ahora, cuatro años después del estallido de una infinidad de burbujas y de acontecimientos centrados en el horror, sufrimiento y en el engendramiento del miedo, la sombra del tiempo me toca de lleno como parafraseando uno de esos momentos, en los que una especie de tela gris se ha posado sobre ciertas capas de la sociedad, a la espera de que títeres al servicio de un algo que ni ellos mismos saben que es, les ayude a alcanzar el “nirvana o el satori de la felicidad”.  Como podrán comprender estoy hablando en plan irónico, ya que es sabido por todos que éstos personajillos debiesen saberse al dedillo la ética y los escrúpulos con los que se debe trabajar, pero su ideología, la del “Fausto del dólar”, les ha embelesado por encima de sus posibilidades y su cerrazón les ha llevado a esclavizar a una parte del planeta.

Allí a lo lejos se quedaron supuestamente los tiempos de los patricios y los plebeyos, no obstante, el pasado siempre está presente, en cada rincón y ahora, los juegos de tronos se están ubicando en lugares cuyos cimientos y estructuras tan importantes como la sanidad y la educación fueron edificadas sobre unas bases ya de por si distorsionadas y clientelistas. Nos sirve de ejemplo la frase tan conocida por todos y especialmente por los arquitectos, constructores e incluso albañiles,  “no se puede comenzar la casa por el tejado”.

 Ahora todos nos lamentamos e incluso los políticos de los países como España, ¿de qué se lamentan? Me hace reír eso de la herencia recibida, porque me gustaría decirles, -recibida, ¿desde cuándo?- En un país donde ya Unamuno afincó su frase, “que inventen otros” queda muy claro, y Unamuno no es del Gabinete de Zapatero, creo yo, aunque es cierto que también podría haberlo sido, esto viene de mucho antes, antes de que yo naciese, antes de la toma de Franco del poder… (No quiero dar más pistas que luego me tachan de algo… Y ya no hablemos de las “20 españas” en las que está dividida España, que si nos ponemos a contar realmente parece que cada autonomía es el ombligo del mundo, y por suerte, el mundo es lo suficientemente grande y variopinto como para pensar que estamos solos. De todos modos y si tan listos nos creemos, ¿por qué no arreglamos nuestros asuntos como buenos gestores?, que va, tenemos que llamar al país teutón para que vengan a decirnos unos señores de oscuro, cómo tenemos que gestionar el tiempo de los que levantan el país cada día con su trabajo,  a base de robarles cada día una porción de la poca miga de pan que les queda. ¡La sinvergüenza de la sinrazón! Esto es todo, amigos.

Anuncios
Categorías: Tiempo | Deja un comentario

Navegador de artículos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: